miércoles, 27 de julio de 2011

Solomillo Ibérico con salsa de cebolla y Coca-Cola


Plato socorrido aquí donde lo véis. Con esta pinta podría decir que la salsa me ha llevado un montón de tiempo, que la cebolla ha caramelizado a base de reducir y reducir, y que la carne está estofada a fuego lento y terminada en el horno, pero os mentiría como una bellaca. Es uno de mis descubrimientos de hace años, quizás una de las recetas que más he divulgado entre mis amigos por lo fácil y buena que está. ¡Un rico plato de carne estofada en menos de 1 hora!

No soy amante de las sopas preparadas, liofilizadas o de sobre, para que nos entendamos, pero ésta es el fundamento de este guiso. Sopa de cebolla, Coca-Cola y un buen solomillo de cerdo. Os animo a que lo probéis. El aspecto no puede ser mejor, la salsa queda espesita y el sabor dulce del refresco lo hacen "pelín" diferente a los guisos tradicionales. Si además lo acompañáis de un buen pan..... limpiarán los platos.

Ingredientes para 4 personas:
  • 2 solomillos de cerdo Ibérico o blanco (600 gr. cada uno)
  • 2 sobres de sopa de cebolla
  • 1 lata de coca-cola (33cl, no sirve sin azúcar).
  • Sal y pimienta
Elaboración:
  • Limpiamos los solomillos de grasa, salpimentamos y doramos en una olla o cazuela de buen fondo con 3-4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.Si fuera necesario se cortan por la mitad. Sellamos bien todos los lados de la carne y reservamos sacándolos a un plato.
  • Vertemos la sopa en el aceite donde hemos dorado la carne, y rehogamos fuera del fuego para evitar que se queme. Agregamos la coca-cola y removemos bien todo el fondo para desprender lo que se ha pegado a la cazuela.
  • Agregamos la carne y dejamos cocer lentamente 12-14 minutos por cada lado.
  • Transcurrido este tiempo, sacamos los solomillos y los disponemos en una tabla de cocina. Cortamos medallones y los volvemos a colocar en la salsa. Cocemos 5 minutos más y LISTO.
  • Podemos acompañar el guiso con arroz blanco con un poco de curry. También le va muy bien una patata frita añadida al mismo tiempo que  los medallones, para que tomen el sabor de la salsa.

Es conveniente no pasarse con la cocción para que los medallones queden tiernos.
No sirve la coca cola light, necesitamos el azúcar para que caramelice la salsa.
No os importe hacer salsa de sobra. La podemos aprovechar para albóndigas de carne picada, quedan buenísimas. 

Esta receta se la dedico a Ana Party, que me ha sugerido publicar más recetas saladas, y a mi amiga Menchu, fiel a este plato como la que más...

11 comentarios:

  1. Qué brillito más majo tiene este solomillo. Me parece que el arroz es la guarnición que mejor le puede acompañar. Y esa salsita... es para untar pan y no parar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Receta fácil donde las haya, yo la tengo publicada con muslos de pollo y nos encanta, asi que con solomillo y si es ibérico, no te digo ná chiquilla. Besitos

    ResponderEliminar
  3. Me encanta este plato! Sobretodo la salsita y el color, brillo que deja en la carne...delicioso!besoss

    ResponderEliminar
  4. Una receta inmejorable!una combinación estupenda.

    ResponderEliminar
  5. Tengo que probar esta salsa, tiene una pinta estupenda, un beso

    ResponderEliminar
  6. Yo este plato lo hacia hace una pila de años con muslos de pollo.
    Gracias Mar por recordarmelo, lo probare con este solomillo.

    ResponderEliminar
  7. Gloria, yo lo probaré con pollo, y te cuento.
    bss

    ResponderEliminar
  8. Impresionante la apariencia y lo brillante de esta salsa. Yo, la coca-cola la uso mucho para hacer cinta de lomo rustida, pues es lo que dices tú, le da ese saborcito tan especial y ademas al cerdo le va que ni pintado el dulce. Probaré este solomillo que presentas.
    Gracias por quedarte por mi blog.

    ResponderEliminar
  9. Yo lo estoy haciendo en este instante mm mm a ver que tal me keda graciass

    ResponderEliminar
  10. yo tambien lo estoy haciendo tiene una pinta buenisima

    ResponderEliminar